domingo, 6 de abril de 2008

El adiós de otra estrella clásica, Charlton Heston

En la muerte de Charlton Heston todo el mundo destaca sus roles Moisés, Miguel Ángel, Ben-Hur, Marco Antonio o el El Cid. Grandes personajes históricos que ampliaron la fama y el carisma de este intérprete a la categoría de leyenda. Pero tal vez otros personajes menos conocidos como Matt Lewis de ‘55 días en Pekín’, Ramon Miguel 'Mike' Vargas, el extraño latino que interpretó en ‘Sed de mal’, el Detective Robert Thorn que destapa el sádico secreto de ‘Cuando el destino nos alcance (Soylent Green)’, su eficaz Captitán Peter Holly de ‘Pánico en el estadio’, el poco ‘mathessoniano’ Robert Neville de ‘The Omega Man’ o su inolvidable George Taylor de la posapocalíptica ‘El Planeta de los Simios’ los que de verdad hacen reconocer la grandeza como icono cinematográfico de esta estrella del Hollywood Clásico.
Más carismático que buen actor, Heston definió con su potente voz uno de esos ídolos inmortales, de físico atlético, hierático y poco gestual, con una sólida carrera y grandes éxitos comerciales, que hicieron de él un actor de carácter en una época donde representó con acierto al modelo heroico de la época.
Conservador, amante de la armas de fuego y defensor a ultranza de la National Rifle Association (un hecho que despertó hacia él cierta antipatía), el actor padecía desde el año 2002 una enfermedad degenerativa similar al síndrome de Alzheimer. Heston ha fallecido ayer con 84 años.
Menudo 2008 que llevamos.