lunes, 10 de diciembre de 2007

Björk y Gondry, el reencuentro

En su esencia, Björk puede llegar a ser odiosa. La excéntrica personalidad de esta islandesa con rostro de desequilibrada y actitud de incongruente caprichosa rompe cualquier definición de estrafalario, en gran parte por un ego artístico desmedido y una forma de envolver su frágil figura que bordea siempre el más provocador ridículo.
La polémica artista, con una constante actitud por mostrar la imagen de su música en un entorno modernista, a veces ‘cyberpunk’, porcelanoso, encubierta bajo una imperecedera nebulosa de logrado misterio, enclaustrada en un psicodélico glóbulo de pretensión, es, sin embargo, una indiscutible transformadora y rupturista musical que ha logrado ir evolucionando en su propia dinámica vanguardista. Nadie puede negarlo.
Esta semana, ha sido noticia la nueva y esperanzadora reunión de la ex componente de Sugarcubes con uno de los visionarios más destacados del entorno audiovisual actual, Michel Gondry, con el que ya ha colaborado en seis ocasiones anteriormente (‘Human Behaviour’, 'Army of Me’, ‘Isobel’, ‘Hyperballad’, ‘Jóga’ y ‘Bachelorette’). Ambos vuelven a unir sus armas diez años después en el vídeo ‘Declare Independence’, perteneciente al disco ‘Volta’, que formula una defensa combativa a favor de las islas Feroe y Groenlandia, región y provincia autónomas respectivamente, del reino de Dinamarca. Una unión artística que aporta lo mejor de sus respectivos talentos en una singular experimentación sónica, colorista y visual.
Gondry, por otra parte, tiene pendiente el estreno de ‘Be Kind Rewind’, cinta protagonizada por Jack Black, Mos Def, Mia Farrow y Danny Glover que gira en torno a un empleado de un videoclub de barrio que se dedica, junto a un amigo, a realizar ‘remakes’ de todas las películas del establecimiento con la esperanza de no perder a los clientes.