miércoles, 19 de septiembre de 2007

Los toros y sus 564 millones de euros en subvenciones

Por supuesto que es un tema polemista que suscita opiniones antitéticas y radicales. Iván Sáinz-Pardo, en su fantástico blog ‘El Escondite de Iván’, se hace eco de una noticia aparecida en el sensacionalista diario gratuito 20 Minutos que, de ser verdad, dinamitaría aún más la actitud beligerante de todos aquellos a los que el mundo taurino les repugna, a los que consideran esta apología a la violencia como indigna perpetuación histórica convertida en ignominia cultural abrazada por el inconsecuente fanatismo de sus adalides.
Según un estudio, el dinero de presupuesto público que se destina a sufragar corridas, encierros o escuelas taurinas supone unos 47 euros por cada familia española. Las fiestas y actividades relacionadas con los toros reciben cada año por parte de las administraciones 564 millones de euros en subvenciones. Nada más y nada menos.
Sáinz-Pardo, con rotundo acierto, contrasta esta cifra con el presupuesto que se gasta el Estado en ayudas al mundo del cine. El resultado es poco menos que absurdo, si tenemos en cuenta la inútil comparación de un Arte de creación y construcción con la cruel ejecución pública de un animal en una fiesta sangrienta que debería acabar.
Sigue dando qué pensar. Sin embargo, nada se puede hacer. Es la eterna pugna entre los que lo defienden y aquellos que lo aborrecen.