domingo, 18 de febrero de 2007

32 Post-Cumpleaños

Haciendo un breve recuento, este trigésimosegundo cumpleaños ha sido categóricamente inmenso en cuanto a regalos se refiere. El estúpido motivo de fruición materialista al que conlleva este tipo de aniversarios funciona de maravilla si al lado tienes a alguien que te entiende, te quiere y te conoce. Como viene siendo habitual, Myrian ha vuelto a interpretar a la perfección el ideal de dádivas festivas que a uno le gustaría descubrir cuando desenvuelve con ilusión un montón de paquetes esperando ser abiertos. El nuevo piso se ha convertido, de súbito, en un incipiente relicario de coleccionismo nostálgico, algo ‘freak’, pero entrañable y fascinante a partes iguales si se suma a la gran cantidad de absurdas figuras y ornamento cinematográfico que puebla la casa.
Desde el mítico Marshmallow Man de ‘Ghostbusters’, pasando por el Conejo Frank de ‘Donnie Darko’ y la camiseta de los ‘Goonies’, hasta llegar a las ediciones especiales de ‘El precio del poder’ y ‘La Noche de los Muertos Vivientes’
Si a eso, sumamos algún que otro autoregalo, de esta manera, da gusto cumplir años.