lunes, 16 de octubre de 2006

'Pussey', la sátira de un cómic sobre el mundo del cómic

“Considere el mundo del cómic como un gran tápiz, Sr. Pussey… Un tapiz con muchos tejedores. Cada hombre podrá tejer o zurcir mientras le pasen la aguja… Tejemos sueños, amigo mío, y usted ha tejido gran parte de ellos, pero los sueños pertenecen a los jóvenes”.
Es la máxima que el Dr. Infinity profiere a Dan Pussey en el capítulo final ‘La Muerte de Dan Pussey’, inspirado fragmento del antropológico cómic de Daniel Clowes sobre el mundo del tebeo. A lo largo de ‘Pussey’, el autor de ‘Eight Ball’ y ‘Ghost World’ expone una despiadada sátira de la cultura pop y de la industria del cómic, ahondada desde sus entrañas con una mirada atroz y mordaz sobre el patetismo que encierra un mundo oportunista y poco reconocido como el de este tipo de publicaciones.
‘Pussey’ es un antihéroe disfuncional, solitario e inadaptado, que divaga en su vida a través de su creación de éxito ‘Nauseator’, para mostrar su misérrima existencia desde la infancia hasta la muerte, desde el anonimato hasta la opulencia del éxito, trabajando para el protervo Dr. Infinity, un hombre mezquino y manipulador que simboliza los vicios y la esencia para sobrevivir en un universo mostrado aquí como estructuralista y postmoderno.
Una sacrificada profesión en la que si un dibujante es víctima del desprecio y del sufrimiento mejores serán los resultados comerciales de sus creaciones. Clowes apunta con hiriente estilo hacia los editores, los guionistas, los pesos pesados de la industria como Art Spiegelman (representado como ‘Gummo Bubbleman’), el ‘freakismo’ de los fans, el de los creadores, la degeneración y ambición de un personaje desapacible que logra una total identificación con el lector.