viernes, 8 de septiembre de 2006

'Yo soy la Juani', la película española de 2006

Si no teníamos suficiente con la actual situación del cine español ¡Toma!
Sí, señor, la idea es crear la película más oportunista del año, aquella destinada al ‘target’ que llene las salas, asegurando la taquilla. La película que deseaban todos chavales que tienen entre 16 y 25 años está a punto de aparecer en las pantallas españolas. Todas las 'preputas' ligeras de braga y los ‘tunings’ amantes de ‘estimularse’ en discotecas están de enhorabuena porque llega ‘Yo soy La Juani’. La nueva e inmoderada cinta de un polémico usufructuador como es el viejo zorro Bigas Luna, un tipo listo y visionario donde los haya.
‘Yo soy la Juani’ es un esperado filme donde no faltará eso que tanto les mola a los chavalitos de hoy en día; los coches customizados, encopetados con alerones, motores de máxima potencia, llantas último modelo, tubos de escape de relumbrón, amortiguadores, muelles, asientos, equipo de sonido espectaculares, carreras ilegales… El ‘tuning’, en definitiva. Y para las niñatas, nada más y nada menos que el modelo a seguir en su patrón de vida; una impúdica joven con la inconfundible historia de anoréxicas ínfulas de éxito, poseedora de una imagen hortera y chabacana, típica de la actual adolescencia de facsímil, con su ropita ajustada, piercing en el ombligo, miradas prematuramente lascivas y provocadoras, pendientes de aro grande, pantalón de chándal… Cenicientas del siglo XXI, reinas del extrarradio, de los centros comerciales, del hip hop y musas de los ‘tunings’. Chicas poligoneras, capaces de comerse el mundo… y unas cuantas pollas.
Bigas Luna define a su nueva criatura como un nuevo símbolo nacional. Sin ningún tipo de prejuicio. El director catalán cree haber filmado el retrato de una de las realidades más auténticas y apasionantes de nuestra sociedad actual: el mundo de la adolescencia absorbida por las ansias de éxito social, los coches, el sexo fácil, la vida sin preocupaciones ni obligaciones, de jóvenes perdidos que pueblan las periferias urbanas y dedican el tiempo a destrozar paredes con garabatos fogoneados con sprays, “chicos de verdad”, como asegura Luna en su página web.
Los protagonistas de esta odisea de ‘realidad’ son las tentadoras (hay que ver qué erotismo lúbrico desprenden) Verónica Echegui como la Juani, Laya Martí dando vida a la Vane y el líder de El canto del loco, Dani Martín como el Jonah (manda cojones con el nombre), ese galán con apariencia de boxeador sonado de voz agangosada a lo Poli Díaz.
‘Yo soy la Juani’ será una película que, a buen seguro, recibirá la mejor de las críticas por parte de los miles de chavalines que se sientan identificados con esta historia de amores juveniles y desengaños con olor a gasolina que exuda hircismo hormonal a ritmo de ‘dance’ y ‘hip hop’ en los bajos fondos de cualquier lugar de España. Es nuestra juventud. Es nuestra idiosincrasia juvenil actual. Es el cine que nos merecemos. Bigas Luna ha confeccionado una jugada que no puede salir mal.
Por supuesto, no os perdáis el consultorio de la Juani en la página que Clubcultura tiene abandonada antes del lanzamiento de la cinta.