domingo, 10 de septiembre de 2006

Crónica rosa: el beso de la muerte de John Travolta

Los cienciólogos hollywoodienses están de capa caída.
Hace un par de semanas Paramount Pictures, filial de Viacom, anunciaba la finalización del contrato después de 14 años de uno de sus adalides más rentables de su historia, Tom Cruise, a su vez preboste de las consignas de Ron L. Hubbard y su secta dianética, por su estrambótico comportamiento y escándalos públicos llevados por una actitud desconcertante e improcedente en una ‘star’ de su calibre.
Ayer, otro de sus reconocidos jerarcas, John Travolta, era sorprendido in fraganti ofreciendo una imagen poco menos que chocante. El protagonista de ‘Pulp Fiction’, entrado en kilos desde hace años y víctima de la alopecia galopante, besaba afectuosamente en la boca a un fornido señor que aterrizó en su aeropuerto privado.
Este hallazgo en forma de instantánea supone otra de las irrefutables evidencias que abren de nuevo la polémica sobre la sexualidad de Travolta, puesta en tela de juicio desde hace décadas y que exteriorizan esa doble vida que pueda haber llevado el actor que se hizo famoso por dar vida en los años 70 a Tony Manero en ‘Fiebre del sábado noche’.
Según el artículo del Daily Mail, David Miscavige, tótem de la Iglesia de la Cienciología había bromeado sobre el “comportamiento homosexual y libertino” de Travolta en varias ocasiones, cuando la estrella fue acusada por la prensa sensacionalista de haber mantenido una aventura amorosa con Paul Barresi, conocida estrella del porno gay.