viernes, 9 de junio de 2006

'Junebug', deliciosa independencia

‘Junebug’, de Phil Morrison es una de esas películas que, por activa o por pasiva, cautivan por su falta de ambición, por la carencia de pretensiones que reúne una historia simple (que no simplista) y por su espíritu de obligada independencia. ‘Junebug’ revela, sin embargo, que tras su transparencia se esconden unos preceptos mucho más complejos que los se intuyen bajo la humildad de su historia, la de una exitosa marchante de arte (Embeth Davidtz) recién casada con un hombre pluscuamperfecto que viaja al Sur para conseguir exponer en su galería la obra de un ‘redneck’ con dotes artísticos algo ‘naif’ basados en la Guerra de Secesión. Aprovechando el viaje, la marchante conocerá a la familia de su marido, una representación perfecta y muy humana de la América Profunda.
Choque entre dos universos divergentes y de formas de entender la vida se entremezclan en una extraña y disfuncional comedia agridulce que transita por una rutina de normalidad realista, en la que ‘Junebug’ presenta acciones donde sucede absolutamente nada, pero que incrementan la sensación de realidad y exprime psicológicamene a todos sus personajes con pequeños retazos. Un filme que transmite emociones, reacciones y cotidianidad en la convivencia de unos padres aburridos y amargados, en los enfrentamientos entre dos hermanos que son el reverso de la misma moneda, un ganador de éxito triste y un perdedor de exiguas aspiraciones que no aprecia el gran tesoro que tiene; la joya de la corona, una mujer parlanchina e inocente que es la envidia utópica de todo hombre y que abre los ojos al mundo con una trágica desgracia existencial que salpica a todos.
‘Junebug’ es una historia pequeña que se circunscribe al equilibrio que existe entre el amor y la incomunicación, donde Morrison explora y disecciona todas las aristas de sus criaturas desde diversas perspectivas, enfrentándolas a situaciones reveladoras de su verdadera de condición humana. Una tragicomedia tierna y agridulce en la que destaca su excelente elenco, sobre todo esa actriz de magnetismo especial que es Amy Adams (nominada como secundaria por esta película).