miércoles, 17 de mayo de 2006

Mirando atrás: 'Innocence'

Cuando se vio hace dos años en el Festival de Donosti (también se pudo ver en Sitges), todo el mundo salió del cine bufando, jurando en hebreo y maldiciendo. Yo salí del Teatro Principal fascinado por lo que había visto, acogiendo todo tipo de discrepancias y ofensivas verbales contra mi complacencia. Ninguna comunión con nadie conocido. Es más, muchos críticos (algunos reconocidos) venían a hablar conmigo, como si fuera una especie exótica, “joder, que a aquel fulano le ha gustado”, decían curiosos ante mi satisfacción por una cinta que, parece ser, a nadie le gustó. Al día siguiente, recibió todo tipo de varapalos críticos. Hoy en día, sigo recordándola con cariño.
‘Innocence’, de Lucile Hadzihalilovic, es una suerte de fascinante adaptación de un relato corto ‘La educación corporal de las niñas’, de Frank Wedekind, el autor de ‘La caja de Pandora’. Pero también es una incógnita de anfibologías, de dobles fábulas, de hermosas metáforas. Una propuesta fílmica intrépida, kamikaze, como concepto desequilibrante y como idea transgresora de expresión cinematográfica. La historia de unas niñas que viven en un caserón en el que reciben clases de ballet como única vía de desarrollo personal enclaustradas en un espacio único con amenaza exterior en forma de bosque es una de las obras más originales, metafóricas, incitantes y estéticas que se han visto en años en el último cine francés.
La película de Hadzihalilovic es una odisea que, encubierta en lo ambiguo de sus pilares, va abriendo su sentido en sus ascendentes impulsos hacia una significación establecida en los simbolismos sobre la infancia, la feminidad y lo que con ello conlleva. Es decir, un recorrido hacia el complejo universo de la pubertad mujeril.
Bajo una inquietante y siniestra fotografía y una disposición de la oscura puesta en escena, Hadzihalilovic realiza todo tipo de alegorías a la metamorfosis que lleva el hecho de pasar de ser niña a mujer, a la pérdida de la inocencia referida en el título y al sentimiento de tristeza que provoca este cambio hormonal, significado en las mariposas siempre presentes en el trasfondo temático.