lunes, 29 de mayo de 2006

Cannes 2006, aires británicos

A pesar de que ‘El laberinto del Fauno’ no se llevara nada después de las grandes críticas cosechadas, sin importar que Almodóvar se hiciera con alguna distinción o no (algo más que previsible), fue el británico Ken Loach el que se alzó con ese respetado galardón festivalero que es la Palma de Oro de Cannes por la película ‘The Wind that Shakes the Barley (El viento que agita la cebada)’, memoria bélica e histórica sobre la guerra de independencia de Irlanda, en una historia de sublevación, la que palpita en la Irlanda ocupada por las tropas inglesas tras la Primera Guerra Mundial, a través de la historia de dos hermanos.
González Iñarritu fu considerado por el Jurado mejor director con ‘Babel’, que es el filme que más apetencia y curiosidad ha despertado en todo el mundo después del festival y Almodóvar, con la etiqueta de ‘favorito’ en un país que le venera, recogió el de mejor guión (posiblemente el más complaciente y más deficiente de su filmografía) por 'Volver', que además recibió el premio a la mejor interpretación femenina para, nada más y nada menos, que sus seis ‘Chicas Almodóvar’ en una extraña modalidad de premio colectivo que se contagió a la categoría de mejor actor, cuyo reconocimiento fue a parar a todos y cada uno de los maromos de la cinta francoargelina ‘Indigenes’. Por último, el Gran Premio de Jurado recayó en 'Red Road', del también británico Andrea Arnold.