jueves, 6 de abril de 2006

Irrefrenables ganas

“La autoridad permite dos papeles: el torturador y el torturado. Convierte a la gente en tristes maniquíes que temen y odian y la cultura cae en el Abismo”.
El Ordung está a punto de ver la luz.