jueves, 16 de febrero de 2006

Mañana es el día

Es, con toda certeza, la crítica más larga que he escrito en muchos años.
De hecho, más que una crítica (las célebres ‘reviews’ del Abismo) es un dossier analítico sobre la película de Steven Spielberg. Llevo dos días, mañana y tarde, imbuido por la sensación de presión, de ridícula expectativa que he creado con aquel avance de ‘Munich’.
Pero os aseguro que la espera merecerá la pena.
Nunca antes me había obsesionado con un proceder tan minucioso con un escrito, ni me había sentido tan identificado y convencido de lo que escribía. Por supuesto, habrá quien disienta, quién desconsidere mi opinión, quién no esté de acuerdo con lo que leerá. Es lógico y asumible. Pero lo que nadie podrá quitarme es una de las experiencias profesionales más gratas y arduas de mi dilatada carrera (con título -que soy periodista-).
He reflexionado profundamente. Me he abstraído. He recordado con precisión. Me he documentado hasta el paroxismo de la escrupulosidad. Me he emocionado. Incluso he llegado a la extenuación mental. Todo para obtener como resultado una de mis críticas más profusas y completas, la más extensa y mejor acabada, que se verá por estos lares. De la que más orgulloso me voy a sentir con el paso del tiempo.
Después de tan duro trabajo, el logro debe reposar para poder excluir trabas y errores.
Mañana tendréis lo prometido.
Mañana y a lo largo del fin de semana (porque pienso tomarme un respiro hasta el lunes) podréis leer la crítica de ‘Munich’ en vuestro Abismo favorito.
Un consejo. Cuando lo hagáis, procurad hacerlo con la música de John Williams de fondo. Puede ser toda una experiencia.

No hay comentarios :

Publicar un comentario