domingo, 18 de septiembre de 2005

Otra vez, problemas binarios

Otra vez.
Lamentablemente el ordenador que cada día ampara mis reflexiones y textos me ha desahuciado, dejándome desvalido, sin esa ventana que fusiona ceros y unos abierta a la posibilidad de aumentar conocimientos y perimitir que este weblog siga creciendo en número de posts (por cierto, que alcanza ya la nada despreciable cifra de 668). Así, sin avisar. Sin anticipar el infortunio informático. Desde hace varios días (tantos como los que no he podido actualizar el Abismo) mi sistema está albergado en un establecimiento especializado, en manos de un servicio técnico que espera encontrar una solución a estos malditos e imprevisibles problemas.
Incidencia es la palabra clave. He tenido problemas con la instalación de mi nueva regrabadora de DVD's y desde entonces (junto a mi benefactora binaria, más capacitada que yo para estos eventos) hemos intentado resolver el problema. El módulo de ampliación de memoria parecía, a priori, el causante del siniestro. Pero nada más lejos de la realidad. Tras muchas pruebas y varios intentos, cambios de cables IDE, varias opciones de emplazamiento de jumpers, comprobaciones con mil y una combinaciones, el problema nos derrotó y hemos tenido que llevarlo a que lo reparen.
Necesito escribir sobre la muerte de Robert Wise, tengo una crítica pendiente de 'Land of the Dead', de George A. Romero, sobre la finalización de mi visionado de la cuarta temporada de '24', sobre mi casi segura asistencia al festival de Sitges y, sobre todo, solucionar algún que otra contrariedad que permita inaugurar, como es debido, la revolucionaria y actualizada Versión 3.0 del Abismo.
No sé aún cuándo se solventarán estos inevitables conflictos con el ordenador, pero hasta entonces, seguiré ampliando mi desdicha en esta demora que se me antoja demasiado tediosa.