lunes, 5 de septiembre de 2005

El regreso del Abismo llega con cumpleaños

Se acabó. Este post supone el fin de mis vacaciones sin descanso, es hora de dejar atrás lo que por norma suele ser tiempo de soslayo, del típico buen rollo que trae consigo el veranito, de la brisa calenturienta, de las ganas de no hacer nada más que tomar cerveza fría y hacer el vago. En mi caso, no ha sido así. Si María Teresa Campos vuelve a las mañanas de Antena 3 en su pugna catódica con Ana Rosa, Buenafuente regresará como líder en solitario, Jack Malone se reincorpora con nuevas misiones de búsqueda, los políticos reaparecen con sus insidiosas y soporíferas arengas y los ‘bloggeros’ de todos los ámbitos exhuman sus mejores ideas para dar lo mejor de sí mismos en un nuevo curso de la ‘blogoesfera’, yo no voy a ser menos. Es la hora de volver a darle caña al Abismo e impulsar un poco la enardecida prontitud de actualización que ha venido caracterizando el constante hálito del Abismo a lo largo de su corta vida. Todo esto tras un estío de duro trabajo, de falta de tiempo libre y de sacrificio que ha venido dado, en gran parte, por renovar este espacio y por malograr el lapso de ocio en función de la persistente consagración por conseguir sacar adelante proyectos que se resisten, negándose así el siguiente peldaño de mi progresión profesional. A pesar de ello hay que evitar la debacle moral para aumentar las ansias de superación.
Desde hoy el Abismo vuelve de nuevo a la carga para procurar llenar vuestros momentos de absurdo hastío con este desordenado pasquín internauta, estrambótica página que atiende al envite del divertimento, determinado por una extraña ralea que encuentra su objetivo en la congregación de contenidos dispares, buscando siempre la calidad, pero por encima de cualquier objetivo, pretendiendo amenizar al que se pase por estas líneas habitualmente.
Y qué mejor que empezar la nueva temporada festejando, nada más y nada menos, el cumpleaños de esta esfera de esparcimiento refocilante, de absurdo pasatiempo sin pretensiones eruditas. Un festejo que se irá alargando durante esta semana con un 'post-recuerdo' de los mejores momentos del Abismo (en el fondo, la típica excusa para sacar un post sin trabajar mucho en él).
Sí, amigos, tal día como hoy, hace 365 días, nació sin ningún empeño de estabilidad ‘Un Mundo desde el Abismo’, un entrañable espacio creado desde la insensatez, la irresponsabilidad y la precipitación de un impulso atribuido al anhelo de reanudar una de las mayores pasiones terrenales que uno puede encontrar en esta vida; la irracional propensión casi fanática por la escritura, por traducir en palabras una inopinada subjetividad, casi siempre desacertada por mi desmañosa falta de criterio, en gran parte atribuible a un creador gordo y con barba influenciado por un enfermizo eclecticismo, en la voluntad por conseguir un difícil e insolente esparcimiento. La idea inaugural del weblog era volver a sentir la libertad de escritura en todos los sentidos, extendida ésta a cada uno de los temas que fueran posibles, desgranando los hechos, eventos, creaciones y demás materias que han desfilado por aquí desde una maltrecha perspectiva de un pobre periodista y guionista que ha encontrado en la adicción a escribir su perniciosa penitencia. El Abismo, más que un weblog puesto al día con estrafalario ímpetu exaltado (hasta cinco post en un mismo día), es un arduo ejercicio de entrega y disposición tan agobiante y satisfactorio como lo pueda ser el darle la educación a un hijo problemático.
Un año en la que he perdido la cuenta de los posts que han tecleado estos rechonchos dedos, de cuántas páginas he leído, ojeado y visitado para transferir aquí los más actuales, divertidos e intrascendentes temas habidos y por haber. Con ese imperturbable ímpetu reanudo este abisal terreno de diversidad heterogénea celebrando el primer aniversario de un weblog que pertenece a todo aquel que acuda aquí a disfrutar de los sinsentidos y dislates de ocio que, en alguna que otra ocasión, emerge por este pequeño ecosistema abisal e infracultural.
De momento, y para celebrar el primer año de ‘Un Mundo desde el Abismo’ sólo puedo avanzar que en breve (en colaboración con mi novia Myrian, benefactora binaria en el terreno de diseño y estructuración de la página) lanzaremos la revolucionaria y espectacular ‘Versión 3.0’ de esta página. Una versión que alterará y transformará con sus mejoras y apoteósicas novedades el mundo de los weblogs con sus innovadoras primicias. Os aseguro que con ello habrá un antes y un después dentro de la reciente historia de la blogoesfera. Con esa ambiciosa promesa (lanzada así, con infalibilidad; es decir, con dos cojones) conferida por un largo y duro trabajo que está a punto de dar sus frutos queda inaugurada la nueva temporada del Abismo.