viernes, 6 de mayo de 2005

Varias cosas

Parece que es irrevocable: dejo atrás una larga, acerba, febril e inmunda gripe. Me siento refortalecido por mi estado de hombre salubre que emprendo hoy mismo. Un día me he dejado más de un bostezo y varios bufidos viendo ‘El Reino de los Cielos’, filme aglutinador de un público formado por bisoñas jovencitas con vientre descubierto exhibiendo piercing que no han parado de berrear y gemir cada vez que salía en la pantalla un insulso actor de la talla de Orlando Bloom. No os alarméis, os dejaré aquí la crítica semanal de esta ostentosa y excesiva película de Ridley Scott.
Por otro lado, me aterrorizaría vivir en Texas. Ya no sólo porque es el estado de los USA que engendró a un heraldo del Anticristo como es George W. Bush, si no por el escenario de conservadorismo fascista intransigente que se respira en un contexto de interdicción e hipócrita proceder pudibundo. Ahora resulta que las sugerentes ‘cheerleaders’ pueden verse obligadas a la cuadratura del círculo, es decir, que las animadoras deportivas deberán someterse a las estrictas normas éticas y no volverán a ser reclamo ante los aficionados. O si lo son, tapaditas y sin convulsiones que inciten a la concupiscencia. Las complejas coreografías se verán enturbiadas porque un cabrón llamado Rick Parry (gobernador y aval del Senado) ha decidido, con apoyo de Bush, empezar a guillotinar libertades. Justo dos semanas después de que Jeff Bush ratificara una ley en la que todo el mundo en California puede (y debe) llevar un arma para defensa personal. Ranciedad humana y espiritual en forma de totalitarismo.
Además de conocer que los obispos solicitan a los ciudadanos “rectitud moral” ante el matrimonio ‘gay’ (tal vez la misma que consagran algunos de ellos cuando consuman la pederastia) al que señalan como “falso matrimonio”, el otra vez presidente laborista Tony Blair, perteneciente en realidad a la tecnocracia británica más descarada, ha vuelto a obtener la mayoría absoluta, pero ha dejado una frase mucho mejor para los anales asegurando que podía hacer el amor “cinco veces en una noche” (sin sacarla o no, no lo sabemos).
Por último, Robert Wise y Abel Ferrara protagonizarán las retrospectivas del 53er Festival Internacional de Cine de San Sebastián, que se celebrará del 15 al 24 de septiembre y que contará, si nada lo impide, con mi habitual presencia en un certamen que tendrá a Hitchcock como motivo de su cartel, rindiendo homenaje al gran maestro 25 años después de su muerte.