jueves, 12 de mayo de 2005

Problemas binarios

No escribo desde hace dos días. Os habréis dado cuenta.
La razón es bien sencilla: Mi ordenador está en una fase algo crítica y estoy intentando (vía terceros) subsanar los errores para poder proseguir con esta afición bloguera y diaria.
No hay nada tan inquietante y frustrante como se te estropee el puñetero ordenador. Es terrorífico. Pero al menos tengo la seguridad de mantener todo mi historial creativo fuera de peligro, por lo que lo consideraré un mal menor.
Lamento no poder seguir la dinámica del Abismo a la que os he malacostumbrado, pero hasta la optimización del sistema me temo que será difícil que no podrá volver a postear nada por aquí. Me fastidia observar este blog imbuido por una quietud inhabitual que me provoca espasmos de terror, que me deja en un estado de acojone total, indefenso a mi destino que en breve volverá a la profusión de escritura.
Por ello os pido perdón.
Supongo que esta tarde o mañana a más tardar, todo volverá a su normalidad. Así que permaneced en sintonía. Esto no ha hecho más que empezar.