martes, 3 de mayo de 2005

Derrotas

No es ni pudoroso ni ético mantener una improcedente actitud de euforia e hilaridad hacia el fracaso ajeno. Pero hay derrotas que producen satisfacción sólo por ver ciertas caras de decepción e infortunio.