miércoles, 13 de abril de 2005

Un día de lo más 'chachi' en Disneylandia

Cuando uno asiste irracionalmente (y a menudo en familia) a un parque temático, se corre el riesgo de que esté masificado. Y uno de los principales inconvenientes de estos escenarios son las kilométricas colas que acaban por suscitar una mala hostia reflejada, por ejemplo, en el careto del pobre hombre de la foto de arriba que por su semblante debe haber estado esperando en la fila varias horas. Lo normal en estas eventualidades. Acudir en familia a un parque de atracciones se ha convertido en uno de los masoquismos modernos más diseminados por todo el mundo.
Aquí tenéis unas impagables instantáneas de cómo se pierden los nervios en los instantes de espera de las largas colas de Disney World, paradójicos intervalos infortunados en un entorno de esparcimiento y exultación de unas ya de por sí exiguas ganas de divertirse.