viernes, 29 de abril de 2005

Cosas varias

En un día en que México ha superado por primera vez en número de lectores del Absimo a Estados Unidos. En un día en que nos hemos sentido desolados porque unos infames desalmados han quemado ‘El grito’ y ‘La Madonna’ de Münch y un vídeo de Cannavaro ‘chutándose’ un ungüento médico ha dado la vuelta al mundo. En un día en que Tom Cruise dice que tiene nuevo pretexto para acallar su supuesta homosexualidad. En un día en que Brad Pitt y Angelina Jolie están ‘arrejuntaos’ y que ha muerto Mason Adams, el estricto jefe de ‘Lou Grant’ (serie por la que siempre quise ser periodista), ha emergido en el mundo ‘freak’ un nuevo ser que vive a 10 metros del suelo, como si de un pájaro se tratara, en un nido de construcción básica situado en el centro comercial de Soho de Jianwai, el área de la empresa más próspera en Beijing. Y con todos los lujos reunidos (cama, radio con mp3, teléfono móvil). Todo en 4 metros cuadrados.
Es, sin duda alguna, una iniciativa muy adecuada como idea para el plan de vivienda (in)digna de María Antonia Trujillo.
Y encima Pe se arrepiente tremendamente de esto.