sábado, 18 de diciembre de 2004

El último anuncio del año

Lejos de estar en las descomunales cifras de la 'Superbowl' en los USA, Televisión Española ya ha contratado los anuncios que se emitirán -simultáneamente por La Primera y por La 2, antes y después de las campanadas que dan la bienvenida al año 2005 (sí, por el culo te la hinco).
Pues bien, a diferencia de otros años, la compañía que ha contratado el último spot de 2004 -el más caro, que se paga a 7.800 euros por segundo, con una duración mínima de 20- ha pedido a la cadena pública que mantenga su identidad en secreto. Como si nos importara mucho. Imaginaos en Nochevieja, en familia, deseando que todo termine para irte de fiesta con los amigos, con las uvas de la mano, esperando atentamente a ver qué empresa ha sido la elegida para ser el último spot de este año. Imaginad a todos haciendo apuestas (que si Rolex, que si Renault, que si Iberia...). Me parece ridículo ¿Qué incógnita quieren mantener? ¿Acaso ése halo de misterio nos hace despertar algo de curiosidad?
Madre de familia: ¡Ahí, qué emoción, ha llegado el momento!
Hijo: ¿El de las uvas?.
Padre: Carlitos ¿qué estás diciendo? ¡Ha llegado el momento del 'último anuncio del año'!
En cualquier caso, sabemos que el penúltimo será el de Iberdrola, que abonará a la cadena gran parte del sueldo del Gran Wyoming con los 6.100 euros por segundo, por detrás de Coca-Cola, que soltará 5.150 euros.
Después de la retransmisión de las campanadas desde la Puerta del Sol, a la que este año vuelven Ramón García y Ana García Obregón (sic), se anunciará, como va a venir siendo habitual dando la coña hasta la extenuación, el proyecto olímpico de Madrid 2012 (que pagará 5.800 euros de todos los madrileños), un spot realizado por Mediapro al que seguirán una promoción contratada por el Gobierno vasco (3.500 euros que pagarán todos los vascos de su bolsillo) y el banco ING (con 2.000 euros).
Lo apasionante de todo sería lo siguiente: Recuperando el tema de la 'Superbowl' ¿No digáis que no sería impagable ver a Ramón García en plan Justin Timberlake arrándole un cazo de remaches a la Obregón y que le dejara una teta deforme al aire como hiciera el cantante con Janet Jackson? Imagino que más de un español moriría atragantado por lo desagradable y 'freak' de la situación.
Aún si esto no sucediera (que es lo más probable), todos a gritarles a la bióloga y al paleto de la capa: ¡¡POR EL CULO TE LA HINCO!!