domingo, 7 de noviembre de 2004

SMP (VI): 'King Price', de Burger King

Me sorprende mucho la televisión. Cada día más. En una era en que suponemos que las diferencias sociales están solventadas, todos somos felices idiotizados por la manipulación, una era en la que los ideales son introducidos con el apoyo subversivo de los medios de comuniación, cada vez más maniqueos y sucios, asisto alucinado al nuevo ‘spot’ de Burguer King.
Bien, en él tenemos un cuadrilátero con dos boxeadores, todo perfectamente reconstruido. Sólo falta José Luis Garci para que todo sea perfecto. Los dos hombres están descompensados. Uno es blanco, escuchumizado y agita los brazos de forma torpe. El otro, es un negrata grandote que se deja ganar tirándose sin ni siquiera haber recibido ningún golpe. El combate está amañado, por supuesto.
Ya en los vestuarios, vemos cómo al negro grandote le dan un sobre que contiene unos ridículos 1’85 euros que caen en forma de monedas. Sonríe y de repente vemos en imagen la nueva hamburguesa del KING PRICE (Triple Big King). El boxeador de color (por ser políticamente correcto) saborea su hamburguesa con el vendaje pugilístico aún en las manos.
Nos quieren vender que bien, vale, que efectivamente el boxeador se deja ganar por la hamburguesa. Pero dos cosas ¿por 1’85 un peso pesado se dejaría tangar por una miserable hamburguesa dejándose humillar por un peso welter? ¿Por qué tiene que ser el negro el que se deja ganar? ¿Qué pasa, que en USA los sebosos gordos ginoides son todos blancos y es un anuncio para captar negros adeptos al colesterol infernal de sus hamburguesas? ¿Los creativos publicitarios empiezan a estar neurasténicos?
Y lo más importante... ¿Por qué he escrito esta soberana chorrada?