jueves, 4 de noviembre de 2004

La intransigencia y el fanatismo

1959-2004
A Theo van Gogh le han quitado la vida por haber creado 'Submission', un corto sobre una musulmana casada a la fuerza, maltratada por su marido y violada por su tío. Vestida con unos velos negros y otros transparentes y con la cara tapada, la actriz que interpretaba a la protagonista mostraba en varias escenas pasajes del Corán tatuados en su cuerpo. También podían verse las huellas de los golpes que habría recibido por parte de los varones de su familia. En un monólogo constante repetía los textos coránicos que justificarían los abusos padecidos. La guionista de la cinta, Ayaan Hirsi Alí, es una refugiada somalí que escapó de un matrimonio forzoso en su país y ocupa ahora un escaño de diputada por el Partido Liberal en el Parlamento holandés.
Otra muestra de fanatismo religioso llevado al extremo. Otra triste muestra de fundamentalismo, de creencia religiosa, del opio del pueblo, del sentimiento de odio fanático por un integrismo que se refiere a la creencia de tener la verdad absoluta, ya sea en lo religioso, en lo político, en lo filosófico, hasta en lo científico.
La religión, la creencia en mitos invisibles han traido al hombre doctrinas, ideologías y utopías mal entendias que han dado lugar a la intolerancia, al fundamentalismo y al fanatismo.
Van Gogh ha sido la injusta y, seguramente, penúltima víctima de la religión.