sábado, 27 de noviembre de 2004

El gran Boyero

No he podido evitar soltar una sonora carcajada al leer (como cada semana, de forma religiosa) uno de los encuentros semanales con ese tótem del cinismo y el sarcasmo que es Carlos Boyero en 'El Mundo', todos los jueves.
Le preguntan:
P: Hola Carlos: que te ha parecido 'Luna de Avellaneda'? Gracias.
Y él responde...
R: Insoportable. Estoy hasta la polla de tanta retórica sensible, de tanto perdedor con dignidad. Campanella me vendió la moto en 'El hijo de la novia'. Pero, me mosqueé con 'El mismo amor, la misma lluvia' y 'Luna de Avellaneda' me pone directamente de los nervios.
Cúan sabio es este crítico al que odio y amo con una pasión incontenible.