lunes, 11 de octubre de 2004

Y murió el actor de 'Superman'

No podía dejar la que ha sido una de las noticias del día. Todos los periódicos han amanecido incluyendo en sus páginas que el actor que dio vida a Superman ha muerto, ayer, a los 52 años. Después de pasar 9 sin poder casi moverse.
Lo cierto es que nunca me gustó Christopher Reeve. No me gustaba la imagen de Superman. Y no sé explicar por qué. Por nada en concreto y por todo en general. Siempre me cayó mal. Christopher Reeve nunca tuvo carisma y, lo peor de todo, era mal actor. Pero malo, malo. No tenía gestos, ni provocaba ningún tipo de sugestión en pantalla. Era demasiado soso y no sabía dramatizar ni resultar gracioso. Un palo, vamos.
Fue una pena lo de su accidente después de que John Carpenter le resucitara de la televisión en el más que digno 'remake' 'El pueblo de los malditos'. Pero ello no quita el que se pueda decir que como intérprete no valió nunca mucho. Su carrera no dejó de ser mediocre. Exceptuando alguna otra película destacable como 'El reportero de la calle 42', la cosa no pasó de vivir de Clark Kent y el recuerdo.
Por cierto, que recuerdo que cuando sufrió el accidente Linda Blair (sí, sí, la niña de 'El Exorcista') le pusó a parir y fue muy polémica, ya que el actor que era muy alto y por entonces pesaba una barbaridad no encontraba caballos a su medida, haciendo daño a muchos equinos y probándolos para seguir montando. Puede parecer una defensa animal a lo Brigitte Bardott, pero lo dijo cuando a ella, de adolescente, le pisó un caballo el adbodmen y nunca pudo tener hijos. Eso, y que Reeve nunca le cayó muy bien fueron la causa de las declaraciones. A ver si algún día lo estudio mejor y lo cuento aquí. Que no tenía desperdicio.
A lo que voy es que por mucho que sufriera, por muy buena persona que fuera y por lo muchó que luchó, no le hizo ser un mito cinematográfico más allá del personaje que le hizo famoso.
Eso sí, que descanse en paz.