sábado, 16 de octubre de 2004

Javier Sardá, eh! eh! me gusta, me gusta... cada día menos!!!

Crónicas marcianas pierde en un año 267.000 telespectadores
Ocho años en pantalla, falta de renovación en los contenidos y una buena oferta de la competencia han provocado que 'Crónicas marcianas' ya no sea el líder indiscutible de las madrugadas televisivas. Según datos de Sofres, el show de Sardà ha perdido en un año 267.000 espectadores y más de cinco puntos de cuota de pantalla.
'Dos rombos' (TVE-1) y 'Aquí no hay quien viva' (Antena 3), entre otros espacios, le están quitando cada día más espectadores. Y es que no me extraña. Sardá, cual mercenario, ha hecho de su 'late show' un ejemplo de indecencia paulatinamente mugrienta, la peor basura de los fastos modernos catódicos.
El éxito de Sardá no ha residido en su calidad indiscutible o en su titánica capacidad para arrastrar masas. El éxito de 'Crónicas' se ha solidificado en el hecho de que ningún programa se ha atrevido a tocarle los cojones, a quitarle audiencia. Y el espectador, apático ante tanto deshecho visual, lo ha seguido como un espacio de desconexión, de 'stand by' entre el cansancio laboral y el conformismo más insultante.
Pero eso no es todo, si a Máximo Pradera no le dejaron ganarle la partida con 'Maldita la hora', el futuro de Sardá parece bastante oscuro (o no). Andreu Buenafuente desembarca en enero y Julia Otero y el Gran Wyoming también pueden darle guerra.
Los martes, la tendencia al alza de 'La granja', que supera los dos millones y medio en la franja en que coinciden, y los monólogos de 'El club de la comedia', donde el Gran Wyoming consigue que 970.000 espectadores estén despiertos a partir de la una de la madrugada, suponen una competencia cada vez más peligrosa.
El mejor día de Sardá y sus esbirros es el lunes ¿Por qué? Pues de nuevo por la incultura generalista que hace que lo mejor que hay en la televisión en estos momentos, que son las aventuras de Jack Bauer y la UAT en la serie '24' no consiga hacerle sombra. Mientras la serie se queda en un 15,8% y un millón escaso de espectadores, Sardà alcanza las cifras del 2003. Todos los lunes de octubre ha rondado, o superado, los dos millones y el 37,8% de share.
Cuánto hay que aprender.
De cualquier modo, el hecho de que Sardá pierda audiencia es una muy buena noticia para todos. Si no, al tiempo.