sábado, 2 de octubre de 2004

Hazañas sicalípticas de ayer y hoy

Gang Bang: El récord sexual
PARA MAYORES DE 18 AÑOS: Este post tiene, como salta a la vista lo buena que está Jasmine, alto voltaje sexual (gráfico y lingüistico). Los frágiles de espíritu, muy católicos, retrasados intelectuales, integrantes del OPUS DEI y demás gremios con alergia al sexo, que NO SIGAN LEYENDO. Queda advertido.
No quisiera que pasara más tiempo sin narrar una historia que ha pasado con letras de oro a las arcas de mi tan amado cine X, género vilipendiado, visto a una mano y que ha dado obras de culto, maravillas físicas imposibles de volver a ver y estrellas a la altura de cualquier astro o estrella del firmamento hollywoodiense ¡Qué grandes momentos privados me ha dado el cine más sicalíptico! Me reivindico como un gran seguidor, consumista y amante del porno. Y además, aprovecho que esta semana se ha celebrado el XII Festival Internacional de Cine Erótico de Barcelona (FICEB) para tratar, por primera vez 'Un mundo desde el abismo', el tema.
Fue hace varios de años, cuando John T. Bone, uno de los directores/actores más ‘dotados’ del cine porno logró la gesta definitiva en el vídeo sexual más irreverente y atrevido de la historia. El libro Guiness recogió la hazaña, miles de portadas acapararon el acontecimiento e incluso (el por entonces de moda) Pepe Navarro nos trajo a la protagonista de nuestra narración cotidiana y amena a través de la pequeña pantalla (en el más que añorado 'Esta noche cruzamos el Mississippi') a todos los rincones de España. Era (y sigue siendo) una diosa, sorprendente y descomunal portento que dejó a todos con la baba en las comisuras de los labios y alguna parte del cuerpo más dura que un domo de hormigón.
Muchos sabrán a que me refiero, la hermosa y escultural Jasmine St. Claire, que preparó su sugerente cuerpazo moreno para acoger dentro de él al mayor ‘Gang Bang’ (modalidad sexual consistente en aplacar las ansias del mayor número de hombres posibles en el menor tiempo posible) de la historia del porno. Algo imposible de olvidar. Tumbada en un colchón azul en el interior de una nave a las afueras de Los Ángeles, Jasmine fue batiendo récords, montándoselo con hombre tras hombre, con dos a la vez, con tres y hasta cuatro y cinco, hasta llegar a la friolera de 300.
Tres centenares de machos yanquis llenos de pelos y sin afietar, con barrigas prominentes, fibrosos atletas, 'rednecks' zoofílicos, padres averonzados y hasta chavalines de 16 años haciéndose hombres para perder su virginidad. Todos sedientos de carne de ‘starlette’ hicieron cola (amenizados, eso sí, con señoritas que ‘preparaban’ a estos competidores antes de embestir a Jasmine) para contribuir a una de las marcas que por entonces parecían insuperables en el libro de los Récords. Además, como 'showman' de lujo, Ron Jeremy, el rey del antierotismo, el peludo de bigote más famoso de la historia del porno, narrando el épico récord y haciendo entrevistas reporteriles al más puro estilo CQC.
Todo viene a cuento porque el otro día tuve el ‘placer’ de revisar tan codiciado DVD titulado ‘La mayor orgía del mundo’ y quedé sorprendido de la evolución de un número imposible, de la constancia aguerrida de Jasmine, que casi no abarcaba dándolo todo con manos y demás cavidades, mostrando una resistencia inhumana que pocas veces se podrá tener la oportunidad de ver. Luego llegaron más ‘felatrices’ que lograron superar la marca ostentada por Jasmine. Pero ninguna era tan bella. Ninguna tenía su carisma.
Hasta el momento, sigue siendo una demostración de afán y superación femenina que constatan la grandeza de una mujer que ha pasado a la historia: Jasmine St. Claire, todo un espectáculo.
Y ya que estoy con el tema sexuarrrl y guarreridas varias, aunque en otra dimensión totalemente diferente, mucho más ética y moral, quiero destcar ese programa llamado ‘Dos rombos’ que dirige y presenta la siempre comunicativa (qué gran mujer) Lorena Berdún programa dedicado al sexo, de carácter divulgativo pero con el entretenimiento propio de un espacio nocturno de televisión. La Berdún, que es una de las mejores presentadoras que hay en la televisión actual, presenta un programa ameno, sencillo y muy divertido que trata temas como el siempre mitificado tamaño del miembro viril (yo siempre le he tenido mucho respeto a mi descomunal 'muñeco calvo' como para medirlo) y de los mitos, confusiones que hay en torno a este asunto tan normalizado como es el sexo (el ‘seso’ que dicen los mayores) y juguetes que hay en el mercado para el disfrute femenino y masculino.
También van famosillos como Imanol Arias, Victoria Abril y Maribel Verdú (pronto sacarán a Jorge Sanz, como si lo viera) para que cuenten experiencias y hablen de sexo con la Berdún ¿Os imagináis a José María Aznar o a Zapatero contando cuándo se peló su primera ‘gallarda’, cuándo se desvirgó o qué postura le gusta cuando se lo hace con su esposa –en el primer caso un atentado contra la imaginación-?
Lorena Berdún, además, aseguró durante la presentación de su nuevo programa hace unas semanas que en España en hábitos sexuales se está avanzando y que la edad de iniciación en el sexo se ha adelantado. “Los chicos (se incian en el sexo) a los 16 años y las chicas a los 17 ó 18 años”. Yo creo que la frase de mi conservador abuelo "estos chavales de ahora aprenden antes a follar que a hablar" viene a cuento de todo esto.
Os dejo, ya puestos (y bien puestos), en enlace a MIKIWAY Channel, una curiosa, muy documentada y mítica página sobre el temilla este cachondón y pornográfico. Un tema que siempre formará parte de mi vida debido a mi oscuro pasado en la indutria del ocio a una mano escribiendo en una página de estas características.
Ay, el sexo... que estoy hoy de un cochino...